sábado, 11 de agosto de 2012

Sobre la traición

La traición es algo que está tan presente en la historia de la humanidad y en la vida cotidiana que no hay más remedio que tenerla en cuenta. Quizá este aspecto, el de obligar a mantener la vigilancia en todo momento, sea el único positivo que tiene este acto. Y son muchos los que lo perpetran sin ser siquiera conscientes de ello.
Para mejor entender lo que es una traición, basta con pensar en que no se suele confiar en los niños, porque no se les considera con entidad suficiente para mantener su palabra o atenerse a un criterio. Sin embargo, Victor Hugo, en el poema Sur une barricade, se inventó un niño que debería hacer enrojecer a nuestra clase política. Por ejemplo.
Los que hacen de la traición un arte, para ir medrando, y de entre ellos los que destacan son los sociópatas. Para éstos, todo lo que les ayude a conseguir sus propósitos es natural y lógico. Pero no sólo los sociópatas traicionan para medrar.
Otros traicionan por motivos más pedestres, muy parecidos al que motivó la reconvención de Don Quijote a Sancho: «Bien se parece, Sancho, que eres villano, y de aquellos que dicen: ¡Viva quien vence!»
El traidor puede haber estado gastando bromas a su víctima, y un rato después, cuando ésta no estaba presente, asestarle la puñalada, y luego congratularse de su heroicidad, solo, o en compañía de otros felones vocacionales.
«Cubre el traidor sus malas intenciones/ con rostro grave y ademán sincero,/ y adorna su traición con las razones/ de que se precia un pecho verdadero.» Esta hermosa y certera cita de Cervantes sobre los traidores está en El gallardo español.
La traición es tan fea que hasta quienes traicionan con regularidad, cuando en el cine ven una traición la reprueban.

2 comentarios:

Ricardo Ricote Rodríguez dijo...

Gracias vicente. =)

Carlos Angulo dijo...

Muy bien traído el tema, estamos rodeados de inconscientes y gobernados por traidores sociópatas. Gracias Vicente. Voy a postearlo al Colectivo Burbuja en Facebook.